Informe Anual 2020

Fénix 2020 Informe annual.

El 2020 fue un año atemorizante y trágico. Para las jóvenes de Fénix significaba confinamiento, miedo, la proximidad de la muerte y la reducción de ingresos y esperanzas, en una resonancia fea de experiencias tempranas de pobreza y trauma.

A pesar de seguir la precauciones dos miembros de Fénix se infectaron con Covid 19, además de varios miembros de sus familias. Ellas se recuperaron, pero la abuela de otra murió por causa del virus.

Todos han sentido el impacto de la perdida de oportunidades laborales, de la obligación de aprender como estudiar en linea, la falta de vida social y el incertidumbre en cuanto a sus futuros.

Pero los miembros hicieron buen uso de la fortaleza proporcionada por el grupo de Fénix y de su propio compromiso con su educación y crecimiento personal, y, a pesar del reto técnico involucrado en estudiar sus clases por internet, han logrado excelentes notas, además de proporcionar apoyo para gente aún más vulnerable.

Indira hizo su aplicación para estudiar Nutrición en la Universidad Nacional, después de su graduación del bachillerato en noviembre, “el mismo día que se cumplía un año de la muerte de mi mamá. Por un momento sentí que ella aplaude y sonríe al finalizar la ceremonia.”

Su hermano mayor, Lizeth Angélica, a pesar de ser también afectada emocionalmente por la perdida de la madre y, dos meses después, la abuela, completó el segundo semestre de Trabajo Social con un promedio excelente de 4.25/5. También tomó cursos adicionales en la historia de Colombia y escritura y es un miembro constructivo del Consejo Directivo de Fénix.

Sandra se graduó de su Tecnólogo en Gestión del Talento Humano y proyecta homologar los créditos al grado universitario. La empresa donde hizo la rotación de práctica profesional le autorgó un pergamino de agradecimiento por su desempeño. Ella encontró que aprender nuevos conocimientos del manejo del internet fue un gran reto, y también la necesidad de buscar un nuevo puesto laboral, ya que el restaurante donde estaba trabajando tuvo que cerrar debido al Covid.

 Indira, Sandra, Kenyerlith, Angélica Abril, Lorena and Carmen eran participantes muy comprometidas con las clases en línea de los sábados: Inglés con Ezana y comprensión y análisis de textos con Beatriz, quien logró desenvolver eso hacia algo mucho más grande y rico, trabajando con textos, de, entre muchos, sociólogo Alfredo Molano y el economista Thomas Piketty, generando amplias discusiones de desigualdad, racismo, justicia, venganza y el perdón, las FARC y el acuerdo de paz y, a solicitud de las jóvenes, del aborto, la pena capital, abuso de drogas, pobreza y el pandemico, la esclavitud, y las migraciones – al último Kenyerlith, una refugiada de Venezuela, pudo contribuir con sus propias experiencias.

Antes de la imposición de restricciones por el Covid, el grupo participó en una conferencia sobre derechos humanos y los massacres de líderes populares, y fue al ciné para ver la nueva producción de “Mujercitas” para después compartir percepciones y cada una escribir su propia analisis y comentarios sobre la película y su contenido.

Mediante todo eso se ha contribuido a sus conocimientos de temas sociales, y su capacidad de debatirlos y de tomar posiciones éticas; algo fundamental en su desarollo como líderes jóvenes y profesionales bien informadas.

Una tarde en una session interesante César Augusto dio una charla inspiracional sobre la superación de grandes limitaciones: el es ciego y físicamente limitado después de una caída hace seis años.

Las clases y reuniones también ofrecen un mecanismo para la integración en el grupo de las más recién llegadas, para que ellas puedan descubrir lo tanto que se puede disfrutar de la lectura y el estudio, y que puedan tomar decisiones informadas sobre sus futuras carreras, con la ayuda de las que ya están en educación superior.

         Indicadores de su crecimiento son, por ejemplo, una conclusion grupal que los libros son una necesidad básica, tal como alimentación, vivienda y salud, y la preferencia de Indira como regalo de grado, no fue una pulsera, sino  libros.

         En la última reunion del año por Zoom Oriana, quien acaba de completar el segundo año de un grado en educación comunitaria y derechos humanos, contó con entusiasmo las varias disciplinas que contribuyen al curso, incluyendo sociologia y psicología, motivando por lo menos una a preguntar como hacer la inscripción para estudiar esta carrera.

Dos de las más recién llegadas, Kenyerlith and Lorena, fueron traídas a Fénix por Angélica Abril. Eso es el método de “contacto en cadena” por lo cual miembros de un grupo identifican posibles candidatos, desarrollan una amistad, ofrecen la posibilidad de participar, los traen a su primera reunión, y explican al grupo los meritos del amigo. Después continuan con mentoría y apoyo, y los motivan a compartir sus dificultades con el grupo.

Dice Lorena, Mi segunda familia, Fénix me apoyó con mis problemas de depresión y de ansiedad, me abrió los brazos y me escuchó cuando más lo necesité, me apoyó económicamente cuando quedé sin empleo”. Ella desistió de su intención de ingresar a la policía y empezó un tecnólogo sin costo en el SENA en el mantenimiento de maquinaria industrial. Aúnque no se encuentra dentro del espectro de carreras de Fénix, le da la seguridad de nunca faltar trabajo.

Kenyerlith el año inicialmente fue muy duro. Ser un inmigrante sin documentos ni ingresos en el médio de un pandémico mortal es tan estresante y deprimiente que en un momento de desespero ella tomó una cantidad de pastillas para terminar con todo. Pero Angélica Abril la encontró a tiempo para llevarla al hospital y plena recuperación. En octobre por fin conseguió un permiso de residencia y el próximo año puede aplicar para un cupo en un curso del SENA. Su gran inteligencia y autoconocimiento le han ayudado a compartir con el grupo Fénix, trabajar con la psicoterapeúta, a recibir apoyo cálido, y integrarse plenamente.

Angélica Abril ha tomado cada vez más un papel de liderazgo, ofreciendo mentoría a otras jóvenes, organizando mercados para familias sin recursos en su barrio (financiados por Ezana y Beatriz), proponiendo temas de discusión y coordinando las reuniones por Zoom, al mismo tiempo tomando clases de ingles  - inicialmenete con una beca en el Centro Colombo-Americano y después en el SENA, donde también estudió un curso corto en nutrición y empezó un Tecnólogo en Educación Física, que ella pretende aplicar hacía una licenciatura universitaria. Ella, su madre y otros miembros de su familia se infectaron con Covid-19, dejándola  bastante enferma durante algunos días, aúnque se recuperó rápidamente.

Eran más graves el desempleo y la violencia en su familia. Después de quedar llena de moretones por una golpiza de sus padres, tuvo que abandonar el hogar. Fénix le ayuda con los costos de arriendo, internet y comida mientras se organice de nuevo.

También nos encontramos con la necesidad de brindar apoyo para el internet y la alimentación de algunas otras. Un gasto más fue con la compra de un nuevo computador e impresora para Lizeth Angélica, después del colapso terminal de su viejo portatil.

Otras que se infectaron con Covid 19 son Disney y su pequeña hija. Ambas se recuparon por completo y Disney sigue en su puesto de Trabajadora Social de la Fundación Procrear, trabajando con poblaciónes de la calle muy vulnerables e inmigrantes indocumentados, además de asumir más tareas en la dirección de Fénix.

Iveth terminó su career in administración, Gloria, Eunice y Yenifer siguen trabajando en mejorar su nivel de ingles por inmersión y clases universitarios en los EUA y Lady Johana continua en su grado en psicología, mientras trabajando en un importante programa de prevención, pruebas y tratamiento de VIH.

         Doctora Viviana está trabajando con pacientes de diagnóstico o sospecha de Covid, y enfermera Kilyam ahora está de tiempo completo con pacientes de Covid en el principal hospital de Leticia, Amazonas, donde faltan recursos, equipos y medicamentos, y aún más en el hospital más pequeño de Puerto Nariño, donde había una tasa muy alta de infecciones y un gran número de muertes por Covid, además de hambre causado por el colapso de turismo.

Por el medio-año Kilyam hizo una llamada desesperada para ayuda en conseguir suministros de mascaras, batas desechables, guantes, termómetros infra-rojos, pulsoxímetros para medir la saturación de oxigeno en sangre, medicinas, medidores de suministro de oxigeno y otros equipos. Fénix y Natutama (una organización hermana en Puerto Nariño) y Children of Colombia conjuntamente buscaron donaciones, con una rápida y magnifica respuesta que permitió seis envíos de material médico y la distribución de alimentos a decenas de familias sin recursos. “Quiero expresarles a todos mis más sinceros agradecimientos por haber contribuido a mitigar necesidades y momentos angustiosos con las donaciones recibidas en el momento crítico de la pandemia acá en Amazonas . . . en Puerto Nariño la situación ahora está controlada, no hay más casos nuevos y con el empleo de medicina tradicional tales como infusiones de plantas medicinales de la región se ha logrado contrarrestar los síntomas (en los ya infectados)”, escribió Kilyam.

Ofrecemos nuestra profunda gratitud a todos que tan generosamente ayudaron a aliviar la situación desastrosa por el Covid en Amazonas, y que han contribuido a la educación y crecimiento de la jóvenes de Fénix, especialmente David Veit, Regina Yando, Alan Riding, Rafael Rojas, Martha Lucía Jiménez, Lucía Moncada, Gwyneth Simmons, María Eugenia Díaz, Carmenza Patiño, María Isabel Patiño, Mary Sánchez, Tova Solo, Claudia Rueda, Juan Manuel Castro, Martha Emilia Rueda, Martha Helena Jaramillo, Ana María Rodríguez, Malcolm Deas, Alison Wood, John and Marion Dew, David Lloyd, Kate Howard, Hannah Coleman,  Titus Moser, Dr. Robin Sadler, Kim Conroy, Mike McKenna, Gyneth Simmons, Anna Francesca Trelawney, y otros cuyas donaciones eran anónimas.

No quedó mucho que celebrar del 2020, pero podemos sentir una verdadera satisfacción en los avances en madurez y responsabilidad de los miembros, su compromiso con el bienestar de las personas más vulnerables, y sus importantes logros académicos, possibles solamente con el apoyo de tantos amigos.

 

Esperamos que el próximo año resulte menos angustiante que el 2020 y enviamos nuestros cálidos saludos,

 

Beatriz y Timothy